El formato mediacarta

Pero al final del día
siempre me queda un sabor cítrico en el techo,
que me dice frases entrecortadas, mutiladas en el ruido,
como un televisor y un radio sin señal.