Respuesta Automática

En dos aguas nada el electrodo.
La mano en el bolsillo tantea la metra.
La mente a un costado navega las dos aguas
y el sueño se funde en lo que no piensas.

A baja opacidad convergen verdades y mentiras
conjugando jugar con juego,
recibiendo paredes en cajas de regalo.

Allá afuera y aquí adentro
la textura de la grama es la misma,
de cerca es verde y de lejos, amarilla.

Leven anclas, nos vamos a otra isla
sin pan y sin agua, pero con un saco de sonrisas.