La luna y lo que nos rodea nos separa,
pero sobretodo la maldita luna.
El aire y la falta de aire también nos separa.
El sol con su gravedad, las estrellas a lo lejos,
la basura en el espacio, los satélites también nos separan.
Estoy preso y no lo decidí yo.

Al menos te vuelvo a tocar, con algo que viene de mí.
¿Oíste Marte?
Al menos volvemos a estar juntos en cierto modo.

Anuncios