A ellas les encanta que las pienses.
Que les concedas un pedacito de tus recuerdos.
Que las alumbres a lo lejos con las ideas que les dedicas,
sin decirles nada.
Te quieren de cerca, se exploran sintiéndote.
Te sienten pensándote.
Aunque saben que no existes, que estás muerto ya.

Les motiva buscarte, mostrárse, éso. Les inquieta besarte
les mueve por dentro tener la oportunidad de ese cruce de retinas,
sustraer ésos fotogramas por segundo,
robarte, entrarte por dónde puedan,
porque no pierden la esperanza, de encontrar lo que la hace tan feliz.

Anuncios