Dedujimos en una conversa que
cuando de explotarse una vena se trata,
la misma sangre crea nudos, se aglomera para no propagarse
y así servir de nodo, de montaña, de pared.

La Naturaleza del cuerpo humano es amplia
y trabaja sin que lo premeditemos, sin que nos demos cuenta.

Anuncios