El tiempo y el mundo, casualmente no se detienen por uno.