La solución se esconde en lo evidente