Pasas al otro día con la emoción de ser otra estadística más.