Si los pollos y gallinas hablaran y/o pensaran,
seguro no los comeríamos tanto y pasarían al ranking
de especies no comestibles, como los perros
los conejos, los gatos y las ratas.

Anuncios