No bastó el gran precipicio para separar dos cuerpos.
En las venas corre el café eterno
A fin de cuentas no me gusta así
De cadencia a lo enfermo
Del completo abismo ya no hacemos nada
Ya por separado, reescribes los deseos.

Anuncios