(Ojalá hubiese traído los tapaoídos)
Cerebros en remojo permanente
Yo siento que estamos en senda fase de ideologización
continua, tanto a gente como a productos
aunque no sepas o creas que sabes diferenciar entre la gama.

Su periódico se reparte en las estaciones de Metro
que manejan a su antojo como el resto de “herencias a juro”
que se adjudican en corroer.

Se valen de las tipografías,
de burdas diagramaciones, difamaciones, vanas cortinas
para captar la atención de quien no sabe decir NO,
o de quien acepta toda esa carga, para sentirse ocupado en la patria
la que nos atragantan,
La de mentira que no pudo ser.

Anuncios