Archivos para las entradas con etiqueta: agenda

Lo que transmites refleja tu sentir
lo que tomas como verdad puede ser tu herramienta
o tu destrucción. Eres creación.
Pero ¿lo sabes, lo aplicas, lo vives?
Si abrazas el cambio, si te comprometes,
si haces un poco a diario,
lograrás los objetivos que deseas.

¿Lo deseas con tantas ganas como para hacer lo necesario?

Para empezar es preciso Reconocer (el problema, la situación,
el contexto) y Reconocerte (a ti mismo, tus acciones,
tu estado, tus deseos y aspiraciones).

El paso siguiente es poner en orden tus ideas:
Tomar nota y enumerar lo que Reconoces del punto anterior,
partiendo de que el control está en ti,
el cambio positivo lo originas tú.

Una vez sepas las causas, el problema, tus acciones,
deseos y aspiraciones, elabora un Plan de Acción
para tu crecimiento personal, házlo preciso pero sólido,
que no quede nada por fuera y sea fácil de entender.

Ése Plan de Acción será tu agenda a cumplir.
Deberá tener tus objetivos personales:
Reconocer _________ (El Problema),
Querer _________ (El Deseo o La Meta)
y La Acción _________ (Mantener mi crecimiento)
Seguido por los objetivos personales detallados.

Breve y conciso.

En el Plan de Acción también debes elaborar un horario
donde reflejes tus nuevas actividades productivas,
detalladas con el tiempo y día de realización.

Manténlo presente, léelo diariamente y aplícalo.
Sé constante, desde ya te estás convirtiendo
en La Mejor Versión de Ti Mismo.

Sonríe.

Anuncios

Un Párrafo: Comunicación Adentro

Hablar contigo mismo te hace libre,
te conoces mejor y creces.
¿Cuántas horas le dedicas al día
a ver tu computadora o revisar tu teléfono celular?
¿3 horas, 5, 8?
Ahora, ¿cuánto tiempo te dedicas a verte al espejo,
a conocerte, a escribir en tu agenda, a hablarte?
¿Dónde está tu mente: en ti, en tu presente
o en tus proyectos, tu pareja o tus deudas?
Hoy estuve practicando y puliendo las palabras
e ideas que diré en mis talleres Undialavez
y hacía esto hablando en voz alta,
caminando por el patio de mi casa,
pensaba en el poder de oratoria de Jesucristo,
en la forma de expresarse de Einstein,
en la irreverente genialidad de Dalí,
en la precisión de las ideas,
en las vivencias y aprendizajes que he tenido.
Concluí que todo parte de conocerse,
de saberse trascendental, de comunicarse
y buscar ser la mejor versión de nosotros mismos.

A %d blogueros les gusta esto: