Archivos para las entradas con etiqueta: agua

El mundo me manda a dormir
y yo vengo a escribir un texto.
Soy muy microscópico para pensar
en qué pasaría si se apaga el universo;
tengo, eso sí, la certeza de que
ya ha ocurrido, puede que en el el futuro
que nunca veré o que ya pasó en ese pasado
del que no tengo consciencia del que existí.

A esas y éstas alturas,
cualquier vicio ha de ser efímero.

No hemos comprendido que toda razón basta y sobra.

Cómo continúa la plegaria por la paz mundial?
la malaria y el hambre, la desproporción económica,
el racismo y la degradación social?

Cómo continúa soplando el aire esas ideas
que no alcanzan a entrar en los poros de esa mente
anhelante de trascendencia, convencida
de que volver al lapicero y al árbol procesado
en muchas partes para ser papel, nos llevarán a un pleno
disfrute, si no entendimiento, de éste caos que somos,
sin querer, pero queriendo ser?

La música es el gran combustible orgánico.

Cada segundo, al unísono, se cae por la borda
y se crea esa definición transitoria e inequívoca
que llamamos tiempo.

Quién soy yo para decir,
quién soy yo para elegir no pensar,
no sentir, no dudar de todo ésto
o aquello o algo tal vez.

El caos interrumpe y lleva a cabo
el contorno de la vida.
La ceguera es un mal colectivo.
Estamos poseídos por un andar regular,
aunque lo neguemos nos digiere un gran monstruo:
Lo establecido.

Caer en la trampa es ceder,
caemos porque estamos vivos.
Esa respuesta intangible nace al respirar,
al recibir algo de lo ya concluido.

Agradezco a la alimentación neuronal
antes, ahora y después, puesto que me ha ayudado
a iluminar mi ser y poder expresar mis percepciones
en éste escrito.

En esa pausa analítica está
la semilla del movimiento creativo,
la luz interior no se apaga,
siempre y cuando
sepamos sonreir al abismo.

Darse cuenta, vale placeres.

Texto #388 – La paradoja del agua.

Era ocho de agosto del 2008 y yo iba a mi primera sesión
de grabación de baterías tocada por mí en un estudio
profesional. Me acuerdo de la fecha porque era 8 del 8
del 8 y porque fue en la Universidad Simón Bolívar.
Y porque fue en el estudio de Francisco “Coco” Díaz,
tecladista de la legendaria banda Desorden Público.

Estaba yo próximo a cumplir 20 años y el extinto
proyecto musical se llamaba Suite Bohemia.
El lugar era muy acogedor, alfombrado, independiente,
la atención era excelente y me sentía cómodo.

Había un corcho grande en la pared a la derecha
de la cónsola, allí estaban colgados afiches y fotos
de Coco Díaz y de Desorden, de otras bandas y conciertos,
pero un cartel escrito con marcador me llamó mucho
la atención, decía “Toma Agua!”, así, no más.
La frase me hizo click, tanto que la recuerdo
hasta el sol de hoy.

El agua es importante para tener la garganta limpia
a la hora de cantar, pero también para mantener la calma,
para estar descansado, para tener energía,
para pensar mejor. ¡El agua es indispensable
para estar vivos! Y estamos tan “sumergidos” en el día
a día, en el YO, en lo que estamos haciendo,
que olvidamos tomar nuestros 8 vasos de agua diarios.

    El Agua está implícita:

El agua nos duele cuando no está, es como el dinero,
sólo que realmente vital, la empleamos
para lavar la ropa, los platos, el carro y a nosotros
mismos. Con el agua hacemos la pasta y el arroz,
lavamos los vegetales, las carnes y el pollo,
con el agua hacemos la limonada y el café. Leer el resto de esta entrada »

Isla Larga

Escribo porque es la mejor forma
de drenar lo sentido, los sentidos, lo vivido.
¿Qué se yo de todo ésto? Lo que me ha sucedido,
cómo lo he afrontado, cómo me he comunicado
conmigo mismo, con mi entorno; lo que he leído,
lo que he aprendido, lo que he logrado.
Haz de saber cómo comportarte en las diversas
situaciones de tu vida, qué palabras decir,
cómo decirlas, estar en consonancia con lo que piensas,
con lo que sientes, con lo que quieres transmitir.
Lo que siente tu cuerpo genera tu emoción.
que simplemente significa energía en movimiento.
¿Qué tanto permites que te afecte lo que te sucede?
Existen atajos para conocerte a ti mismo,
el espejo, tomar agua y la respiración
son un buen comienzo.

Camina y construye contigo.

Autobusero

Autobusero

Buhonero

Buhonero

Buhonero Plaza Venezuela

Buhonero

Del Mercado

Gente del Mercado

Mototaxi

Mototaxi

Pedidor

Pedidor

Pintores

Pintores

Línea de Autobuses Caracas San Antonio

Línea de Autobuses Caracas San Antonio
y el señor de las donas

Vendedor de Bebidas

Vendedor de bebidas

Vigilante

Vigilante

Vendedor de Aguas

Vendedor de Aguas

Gracias por mirar.

@_Undialavez
@_elsanchez

Agua

In capacidad vs In aptitud

Me robaron mis Gi-Goe cuando estaba en 1er grado.

El salario, el gran mojón de la sociedad.

El jueves conocí a un chamo de la calle, tiene 14 años
y a los 11 probó su primera piedra. Le di un jugo Los Andes.
Chávez: cámbiate el nombre.

“Lo que pasa es que el argumento comparativo
no ayuda, pero “saca las patas del barro””

La idiotez inducida sólo es bien invertida por los inteligentes.

Si te comes una coma, ¿qué te comes?

Le dijeron que a la vuelta de la esquina
y se quedó esperando que la esquina diera la vuelta.

Todo este concepto de compartir la Paz es para mí una terapia ocupacional.
Mi constante búsqueda por la paz interior y la de todos…

hidrante

Deseo ser transparente y saludable como el agua.

Considero que las mejores fotos
se toman sin permiso
y las mejores comidas,
las que digerimos con sentimiento.

Hombro a hombro con los salmones.

agua

aguas negras

agua

ESTANQUE
Y el estanque, que no sale de su estancamiento,
/muere más cuando no recibe agua limpia.

cápsula

SOBRE CADÁVERES.

ENTRE ESTAS DOS AGUAS
RESISTIRÉ HASTA QUE SE AHOGUEN LAS AVES
Y LUCHARÉ AUNQUE ME COMAN LAS PIRAÑAS
PORQUE TENGO MI NORTE ESTABLECIDO
Y NADIE TOCARÁ MI ESENCIA
NI FRENARÁ MI PROGRESO.

Ayer soñé algo bastante bueno (entre tantas cosas que uno sueña en una misma noche), fue una especie de sueño lúcido.

La mejor parte fue, que estaba corriendo en un bosque de sólo grama,
el sol alumbraba perfectamente. El soundtrack era la música de las aves al fondo, que se escondían en los altos pinos que rodeaban al campo.
Entonces hubo un momento en que la grama dejó de ser grama
para convertirse en una especie de piscina olímpica gigante,
y el agua era tibia, y el fondo se veía, sin tierra, todo era cerámica.

Recuerdo que tuve chance de decir, “este es el mejor sueño”.

/Cada uno, por su lado, crea melodías difusas./

A %d blogueros les gusta esto: