De cómo el cuaderno de apuntes/bocetos se convirtió
en mi tercera almohada.

Anuncios