Lo dijimos todos, que lo mejor que le puede suceder a los brassiers
de las mujeres es que no existan con un broche, sino con un lazo.

Anuncios