El camión de la vida sigue avanzando a su paso
y no le para bolas a la gente que le golpea el capó
y le dice: «pero cóño pana ya va! vamos a hablá!»
Arrasa con quien se atraviese,
La vida no tiene freno.