Archivos para las entradas con etiqueta: hablar

Un Párrafo: Comunicación Adentro

Hablar contigo mismo te hace libre,
te conoces mejor y creces.
¿Cuántas horas le dedicas al día
a ver tu computadora o revisar tu teléfono celular?
¿3 horas, 5, 8?
Ahora, ¿cuánto tiempo te dedicas a verte al espejo,
a conocerte, a escribir en tu agenda, a hablarte?
¿Dónde está tu mente: en ti, en tu presente
o en tus proyectos, tu pareja o tus deudas?
Hoy estuve practicando y puliendo las palabras
e ideas que diré en mis talleres Undialavez
y hacía esto hablando en voz alta,
caminando por el patio de mi casa,
pensaba en el poder de oratoria de Jesucristo,
en la forma de expresarse de Einstein,
en la irreverente genialidad de Dalí,
en la precisión de las ideas,
en las vivencias y aprendizajes que he tenido.
Concluí que todo parte de conocerse,
de saberse trascendental, de comunicarse
y buscar ser la mejor versión de nosotros mismos.

Anuncios

Te regalo mi unfollow, te lo ganaste,
Tú, spammer del coño, con tus mensajes pre-programados.
Te regalo mi unfollow, por tus comentarios idiotas,
por tus ideas nefastas, por compartir artículos
de @la_patilla, por ser chavista enclosetado.
Por tus opiniones clasistas, por tus respuestas
de señora del siglo XIV, por tus fotos de beisból,
por tu nada continuo, porque nunca tuiteas.
Te regalo mi unfollow, como último abrazo,
por tu actitud de imbécil, por ser tan regalada,
por tu traición, por tu egoísmo, por tu ineptitud.
Te regalo mi unfollow, por sentirte superior,
por creerte lo mejor, por desperdiciar mi presencia,
por no interactuar conmigo.
Te regalo mi unfollow, porque comprobé
que es mejor vivir sin consumir tu desastre.

Texto #387 – Un Párrafo: Un minuto para vivir

Un minuto para expresarnos, para entender que somos uno,
para respirar conscientemente, para vernos al espejo,
para hablar con nosotros mismos.
Un minuto para vernos a los ojos, para escribirnos,
para compartir un café, para darnos las gracias,
para encontrarnos, abrazarnos, conocernos.
Un minuto para sonreír, saludar,
pedir disculpas, contarnos ideas nuevas,
intercambiar creaciones, experiencias, caras.
Un minuto para recordarnos, querernos, besarnos,
un minuto para celebrar que podemos vivir.

/

Texto #387 – Un Párrafo: A minute to live
A minute to express, to understand that we are one,
to breathe consciously, to see ourselves at the mirror,
to speake with ourselves.
A minute to see each other to the eyes, to write us,
to share a coffee, to give us thanks, to encounter us,
to hug, to know each other.
A minute to smile, say hello, to apologize,
to tell us new ideas, to exchange creations,
experiences, faces.
A minute to remind, love, kiss each other,
a minute to celebrate that we can live.

Batalla de Televisores

Sudaba el Canal Uno para mantenerse en pie,
zapping interno desplegaba en colillas
el tiempo de rating. Gaveta.

Parálisis de una idea,
la violencia tiene dos puntos,
la paz
el inicio y el final del abecedario.

Las cosas suceden para que aprendamos,
esto mío es árbol nuevo,
tinta vida, tonalidad es
creación palpitante
música en el universo.

Interesante como se ve tentado nuestro carácter
a actuar de diferentes maneras dependiendo de las circunstancias.

Hablan los mudos
se comunican con imágenes

No controlo mis impulsos, he evolucionado exponencialmente.
No tengo dinero, pero muy pronto lo tendré.
Me encanta recordarte, me encanta recordarnos.
Me encanta confiar en ti, me encanta creer en ti,
me encanta hablarte, me encanta que me hables
me encanta que nos hablemos.

Me hace crecer aprender, de algo nuevo, cada día, todos los días.
Me nutre el desastre, me fortifica un futuro en proceso;
conseguir el armónico, que me calme en tus labios
que me frenen tus silencios, que me mueva tu cadencia.

Me invita esperarnos, me espera invitarte
ansío tenernos.

Entre tanto contraste,
mi complemento, mi especie.
Mi seria,
Mi todo.

Discriminas.

Y pensar que todo esto era sólo
por decir que nosotros los locos
tenemos derecho a hablar solos
porque la palabra es un don
del cual no podemos privarnos
a nosotros mismos.

La próxima vez que alguien me interrumpa
cuando esté hablando conmigo,
que no me pregunte “¿qué haces hablando solo?”
porque si no comprende cuando yo le responda
“no estoy solo, estoy conmigo”
seré yo otro intenso y él(ella) será otro(a) cuerdo más.

PD: tu pureza artificial, repugna

A %d blogueros les gusta esto: