Quisiera ser inventor del traductor de ladridos caninos.
Es un misterio, como lo que hablan los chinos y los haitianos
frente a nosotros sin que los entendamos.

Anuncios