Archivos para las entradas con etiqueta: libre

Un Párrafo: Comunicación Adentro

Hablar contigo mismo te hace libre,
te conoces mejor y creces.
¿Cuántas horas le dedicas al día
a ver tu computadora o revisar tu teléfono celular?
¿3 horas, 5, 8?
Ahora, ¿cuánto tiempo te dedicas a verte al espejo,
a conocerte, a escribir en tu agenda, a hablarte?
¿Dónde está tu mente: en ti, en tu presente
o en tus proyectos, tu pareja o tus deudas?
Hoy estuve practicando y puliendo las palabras
e ideas que diré en mis talleres Undialavez
y hacía esto hablando en voz alta,
caminando por el patio de mi casa,
pensaba en el poder de oratoria de Jesucristo,
en la forma de expresarse de Einstein,
en la irreverente genialidad de Dalí,
en la precisión de las ideas,
en las vivencias y aprendizajes que he tenido.
Concluí que todo parte de conocerse,
de saberse trascendental, de comunicarse
y buscar ser la mejor versión de nosotros mismos.

Anuncios

Autorretrato

Experimentando con las acuarelas me salió este dibujo.

Creo que el humor de antes te daba el derecho de libremente meterte
con el otro sin ofenderse o sentirse ofendidos.
Programas como El Video Loco, refrescaban mis ignorantes,
joviales pensamientos, cada cierto tiempo es bueno, vale la pena,
acordarse de cómo se fue estructurando nuestro presente.

A mi me agrada escribir textos cortos,
prefiero dejar un poco más a la imaginación,
se queda la semilla flotando en un plato de pasta y un vaso de refresco.

> Todo te distrae si tu quieres.

> Tratar de acordarse de algo es como sacarle los piojos al cerebro.

> Quizá requerimos muchas más Bauhaus.

> ¿Cada cuántos FPS (frames por segundo)
nos censuramos lo que nos dice el subconciente?

Ese mundo en el que un roce de manos
y miradas llevaba a algo sexual

Pudiera escribir al mismo paso del fluir
de las ideas, pero me faltagilidá en las manos,
no sé si sostener el cuaderno, o los tweets
acumulados, no querías, no quiero nada.

Nos distrae Gondry del desastre, del moho
de la corrosión del deslave que tumba el rancho,
el lago que toca tu puerta, que no es tanto culpa de Fonseca
ni del gordo ministro que no saluda pero sí castiga,
con extensa impunidad, dando su mísero
gramo de tierra para este desahogo gramaticall.

Tápese el alma
Tranque su boca
Clausure sus ojos
Ignore sus ideas
Rompa sus derechos
Diga ser libre
Discapacítese

Ilustra

Comparte+: http://bit.ly/dibujamano

A %d blogueros les gusta esto: