El reloj y sus capicúas
Conectan la realidad
con el país de los sueños.

Anuncios